Rogelio Altisent: “El Código de Deontología es un manual de prudencia y promociona la excelencia”

El papel de la ética, de la deontología y de los colegios profesionales, y la importancia de las normas contenidas en el Código de Etica y Deontología Médica de la Organización Médica Colegial son algunas de las cuestiones que Rogelio Altisent, profesor de bioética de la Facultad de Medicina de la Universidad de Zaragoza, ha abordado en el Encuentro Internacional de la Organización Panamericana de la Salud, que se ha celebrado en Santiago de Chile.

Marta Esteban – Martes, 28 de Abril de 2009 – Actualizado a las 00:00h.

“El Código de Deontología no es un regla severa y amenazante, sino más bien un manual de prudencia y promoción de la excelencia”.

  • Es una alternativa a la privatización de la excelencia dejada a la conciencia individual de cada médico al poner el listón más alto que la ley

Altisent ha aprovechado la conferencia para comentar las críticas que Robert Veatch hace a los códigos de deontología en su libro Paciente cúrate a ti mismo. Según Veatch, los deberes del profesional estarían supeditados a las decisiones de los pacientes hasta el punto de considerar obsoleta la filosofía del consentimiento informado. Altisent ha advertido que este planteamiento convertiría el papel de los códigos en “algo superfluo, pues frente a los valores del paciente ni los valores del médico ni los de los profesionales tendrían relevancia”.

El expresidente de la Comisión de Deontología de la Organización Médica Colegial ha advertido que la supresión de esos valores constituye “una bomba de relojería para el ethos profesional y para la sociedad”. La instauración de esta nueva medicina nos colocaría en “un modelo de relación clínica contractualista, maquillado de modernidad, cuyas insuficiencias éticas son conocidas, como el riesgo de practicar una medicina defensiva y el de abandono del paciente”.

La mejor opción
En cuanto a la importancia de la Deontología en la profesión sanitaria, Altisent ha recordado que es “una alternativa a la privatización de la excelencia profesional dejada a la conciencia individual de cada médico en la medida en que pone el listón más alto que la ley”.

En efecto, “si los médicos no están movidos por un verdadero ethos profesional todo será papel mojado o se puede volver en contra de los pacientes en forma de medicina defensiva”. Altisent ha defendido la necesidad “imprescindible de contemplar la dimensión ética de la actividad médica para alcanzar la calidad asistencial que el paciente necesita”. Y es que “sería posible hacer buena medicina aun sin las leyes, pero sin ética es imposible”.

http://www.diariomedico.com/2009/04/28/area-profesional/normativa/codigo-deontologia-manual-prudencia-y-promociona-excelencia


Posted

in

by

Tags: