Blanca López Ibor: “Hay alternativas para curar que no implican la destrucción de embriones”

Blanca López Ibor, especialista en Oncología Infantil, ha criticado la selección de embriones para fabricar bebes medicamento y ha argumentado que los padres no son informados de las alternativas que, en su opinión, tienen muy buenos resultados. Entre esas opciones destacan los bancos de cordones umbilicales y los de progenitores de médula ósea.

Gonzalo de Santiago – Viernes, 24 de Abril de 2009 – Actualizado a las 00:00h.

La decisión que esta semana adoptó la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida de autorizar la selección de embriones en tratamientos de fertilidad para evitar a los futuros bebés que padezcan cáncer marcó la XI Jornada de Bioética, organizada por la Asociación de Bioética de la Comunidad de Madrid (Abimad) y celebrada en el Hospital Gregoio Marañón de Madrid.

Blanca López Ibor, jefa del Servicio de Oncología y de Hematología Pediátrica del Hospital Universitario de Madrid Montepríncipe, señaló que existe un problema claro de desinformación en los padres que van a preguntar sobre la selección de un embrión para curar a otro hijo. “Hay que estar informado para tomar una decisión y ver todas las implicaciones. Generar un embrión que sea sano y compatible con un hijo enfermo implica eliminar los embriones que no son compatibles o que están enfermos. ¿Quién es el débil? ¿La madre, el hermano o el embrión?”.

López Ibor señaló que la vida humana se inicia en el momento de la concepción y que existen alternativas para la curación como los bancos de cordones umbilibales y los bancos de progenitores de médula osea, con muy buenos resultados. “Todos tenemos enfermos curados de leucemia con trasplantes de cordones no compatibles.

En España existe un número muy elevado de embriones congelados y hay muy pocas parejas que tienen la valentía de adoptarlos
Hoy en día la técnica ha avanzado muchísimo. Existen muchos estudios de medicina regenerativa a partir de células madre adultas”.

La oncóloga criticó que en España hay un número muy elevado de embriones congelados. “¿Tienen que estar ahí esos embriones? Son muchos y muy pocas las parejas que tienen la valentía de adoptarlos. Yo personalmente no sería capaz de hacerlo”. La también máster en Oncología Infantil habló del mal menor en los cuidados de Pediatría, que, en bioética, se refiere a males morales. “En el ejercicio de la medicina o de la enfermería nos veremos muchas veces en la obligación de tener que optar entre dos o más males morales y hay que elegir el menor de ellos. Hay que tener en cuenta que no se puede optar por una acción éticamente mala ni para evitar un mal mayor ni para lograr un bien”. En el principio del mal menor la intención puede ser buena, pero la acción en sí misma mala.

Asimismo, el médico no puede buscar la verdad sólo en la técnica. “A lo mejor hay que adaptar el protocolo al paciente y no al revés. Es muy importante que el profesional conozca el proceso de enfermar, ya que hay que enfrentarse a cada fase de la enfermedad no sólo desde el conocimiento técnico sino también desde el antropológico”. La formación en bioética y en antropología humana también debe alcanzar a los investigadores.

http://www.diariomedico.com/2009/04/24/area-profesional/normativa/alternativas-para-curar-no-implican-destruccion-embriones


Posted

in

by

Tags: