La relación con el paciente, clave de una óptima asistencia

La tecnificación de la medicina parece olvidarse de la vertiente personal del paciente. Para María Jesús Mardomingo, psiquiatra y pediatra del Hospital Gregorio Marañón, es necesario que la relación que se establezca entre profesionales y pacientes sea estrecha, recíproca y personal.
Isabel Gallardo Ponce 28/11/2008
La medicina actual se ha desarrollado mucho desde el punto de vista técnico y científico en las últimas décadas, pero tal vez se está perdiendo la relación directa entre el médico y el paciente de forma personal y continuada. “Este vínculo es una de las claves de la buena medicina y de la curación. El médico tiene que conocer las causas, los mecanismos de las enfermedades, los tratamientos adecuados, y establecer una relación personal y un compromiso.

Junto a la ciencia y la técnica está también el arte de curar, que implica una relación de compromiso personal”, según ha explicado a Diario Médico María Jesús Mardomingo Sanz, jefe del Servicio de Psiquiatría Infanto-Juvenil, del Hospital Gregorio Marañón, de Madrid, sobre el seminario El vínculo con el paciente como clave del arte de curar. La relación médico-paciente en pediatría, que ha impartido en Fisalud. Además debe existir reciprocidad, “el paciente ha de tener confianza y lealtad en su médico. Les une la enfermedad, y el deseo del facultativo de curar. Se establece, por tanto, un compromiso personal y ético”. Todo ello es inherente al acto médico. Según explica Mardomingo, asistencia proviene del latín ad sistere, que significa detenerse junto a otro. El médico debe observar los síntomas, “escuchar el relato del paciente, contemplar su realidad, y analizar para llegar al diagnóstico y ser empático. “Todo esto requiere tiempo y reposo”. En el caso de la pediatría, se trata de un reto mayor, porque la relación de confianza debe abarcar también a los padres. “Cuando el vínculo con éstos no es estrecho la actividad terapéutica es dificilísima”, y la adherencia casi inexistente.

Peligros en la práctica
Para Mardomingo, los peligros que acechan a la buena medicina son la excesiva tecnificación, que se aleja de la realidad del paciente, además del concepto de la medicina como un negocio sujeto a intereses personales. Se tiende a una concepción mágica de la medicina “con nuevos brujos y chamanes. En la sociedad actual se busca la eficacia aparente y rápida. Cuando el paciente pierde la perspectiva de la relación con el paciente -lo que Laín Entralgo llamaba la amistad médica-, acude al facultativo para que le resuelva de forma inmediata el problema. El paciente le convierte en un ser mágico que tiene que procurar la solución para todo y con gran eficacia”.


Posted

in

by

Tags: