Nacidos para curar

 

Aula EL PAÍS debate la selección de embriones

MÓNICA L. FERRADO – Barcelona – 15/11/2008

 
   

Conforme avanza el conocimiento del genoma y la relación de genes concretos con enfermedades, se va ampliando el uso de las técnicas para seleccionar embriones libres de enfermedades hereditarias ¿Podrá la sanidad pública asumir la popularización de estas técnicas? “Hay una parte de negocio que involucra a los hospitales, a los laboratorios, etcétera, y hay que ver cuánto cuesta y decidir qué hacemos y qué dejamos de hacer. No hay que olvidar que todavía hay tratamientos que la sanidad pública no cubre”, afirmó María Casado, directora del Observatorio de Bioética y Derecho del Parque Científico de Barcelona, durante el encuentro organizado el pasado jueves por Aula EL PAÍS y el Observatorio de la Comunicación Científica de la Universidad Pompeu Fabra, con el apoyo del Instituto Novartis de Comunicación en Biomedicina.

El debate ético en torno a la selección de embriones se volvió a abrir el pasado 12 de octubre, cuando nació en el hospital Virgen del Rocío de Sevilla un bebé que en su fase embrionaria había sido seleccionado para no sufrir una grave enfermedad hereditaria y, además, para curar a su hermano de seis años, que la padece, donándole la sangre de su cordón umbilical.

La ley española de reproducción asistida limita la selección de embriones a un uso terapéutico, aunque la técnica podría utilizarse para otros fines ¿Dónde están los límites? ¿Qué nuevas posibilidades de intervención brinda? ¿Hasta dónde es razonable seleccionar los embriones? “No se puede responder en términos binarios, sí o no, a favor o en contra. Nos movemos en el terreno de los grises”, afirmó Casado, “No podemos establecer limitaciones en función dal miedo, para limitar tenemos que buscar razón”, añadió.

“Se aplica a enfermedades monogénicas, pero para el resto todavía estamos muy lejos”, explicó Xavier Estivill, coordinador del Programa Genes y Enfermedad del Centro de Regulación Genómica de Barcelona (CRG). Son enfermedades de las que ya se sabe que la genética las condiciona al cien por cien ¿Sería conveniente aplicarla para evitar, por ejemplo, una predisposición del 60%, como ocurre con un tipo de cáncer de mama hereditario? “Deben decidir los implicados”, afirmó Casado.

Aunque la enfermedad no sea hereditaria, también se puede seleccionar un embrión que asegure un bebé donante compatible con un hermano enfermo. Antes debe autorizarlo la Comisión Nacional de Reproducción Asistida. “Ha abierto un campo muy grande al tratamiento de enfermedades metabólicas”, explicó Estivill. La ley garantiza los derechos del bebé donante, afirmó Casado.

Estivill insistió en el uso terapéutico, pero lo cuestionó como medida para mejorar la especie: “Una cosa es hacer pequeñas intervenciones y otra seleccionar. Nuestro genoma ha de continuar recombinándose”.


Posted

in

by

Tags: