Javier Júdez: “No investigar en Bioética es como hacer la comida sin sal”

“No investigar en Bioética es como hacer la comida sin sal”, según Javier Júdez, bioético y jefe del Área de Investigación, Innovación y Desarrollo del Servicio Murciano de Salud, que ha participado en las Jornadas de Investigación en Bioética organizadas por la Universidad Rey Juan Carlos en Móstoles (Madrid). A su juicio, la Bioética, como la sal, tiene un papel fundamental.

N.S. 03/11/2008

“Es un elemento propio de la realidad humana” que está relacionada con el manejo de valores, la toma de decisiones sobre lo que nos sucede como pacientes y con la reflexión que hay que realizar acerca de qué debemos hacer y cuál es el mejor modo de llevarlo a cabo.

Júdez señala que “la Bioética no constituye un fin en sí misma, pero ilumina aspectos que tienen que ver con la realidad de enfermar, de cuidar y ser atendidos por profesionales que saben cómo hacerlo”. Javier Rivas, médico internista del Hospital de Fuenlabrada, considera que “la investigación en Bioética es necesaria para la sociedad, para la relacion clínica y por el nivel de debate social que existe ahora mismo” sobre determinadas cuestiones que tienen una implicación ética. “Creo que son razones suficientes para investigar”.

Juan Luis Trueba, neurólogo del Hospital Doce de Octubre y presidente de la Asociación de Bioética Fundamental y Clínica, sostiene que “investigar en Bioética es no sólo posible sino necesario, de ahí su importancia”, una opinión compartida por sus dos compañeros de mesa en las jornadas.

“Si no se tiene experiencia en esta disciplina es muy difícil hablar de ella, porque hacerlo desde las pizarras no sólo es pretencioso, sino que a veces se presta al ridículo, mientras que cuando se habla desde la experiencia real el tono es completamente distinto porque destila autenticidad”, precisa Trueba.

Razones para investigar
Asimismo, apunta algunas razones por las que es importante investigar en Bioética. Así, señala que es un tipo de conocimiento que descubre valores; ayuda a tomar decisiones desde la incertidumbre y a dar fundamentos por los que las decisiones son prudentes y razonables, y, además, permite la realización de los nuevos fines que la medicina se plantea, constituyendo un elemento esencial para su consecución.

Destaca la importancia de los sentimientos y de las relaciones humanas. Se trata de descubrir valores y sentidos. Desde su punto de vista, merece la pena la investigación en este ámbito y verificar que funciona cuando se baja al mundo de la realidad, a los casos concretos. Y es que no hay que olvidar que cuando alguien enferma no hay que centrarse sólo en la patología, porque detrás de ella existe también una persona. Hay que tener en cuenta los valores y a cada paciente en concreto.

Rivas mantiene que aún queda mucho por avanzar y señala que “hay que adaptarse a la pluralidad moral de la sociedad y no permitir que una opinión sea prevalente sobre otras”.

http://www.diariomedico.com/edicion/diario_medico/normativa/es/desarrollo/1180223.html


Posted

in

by

Tags: