Nacido para curar al hermano

El rechazo de los obispos frente al aplauso de la ciencia

Por José Manuel VidalRDMiércoles, 15 de octubre 2008

«No se puede matar a un ser humano para salvar a otro». Este es «el principio moral absoluto para el que no hay excepción» y que la Iglesia católica aplica al caso del primer bebé medicamento y a cualquier otro similar. Porque, para la jerarquía eclesiástica, el problema no es el recién nacido, sino los embriones exterminados para conseguirlo.

La doctrina eclesial a la que se remite la Iglesia se encuentra en el documento de la Conferencia episcopal del mes de abril del 2006, titulado Algunas orientaciones sobre la ilicitud de la reproducción humana artificial y sobre las prácticas injustas autorizadas por la ley que la regulará en España. «No es lícito matar a un ser humano, incluso en su fase de embrión, aunque se haga con la intención de curar a otro. La ciencia y la medicina que permiten eliminar seres humanos, aunque éstos no tengan más que unos días de edad, se convierten en actividades inmorales y antisociales», proclama la nota del episcopado.

Pero no todos en la Iglesia piensan lo mismo. El jesuita Juan Masiá, uno de los máximos expertos en Bioética, dice: «Hay una parte de la Iglesia que se opone. Yo, no. Diría que hay que hacerlo responsablemente. Seguro que los padres lo han recibido con todo el cariño. Y el día de mañana tanto él como su hermano estarán orgullosos. Hay que abordar estos temas con más cariño».

Ayer, en todo caso, algunas organizaciones provida adoptaron la misma postura que la Conferencia Episcopal y reaccionaron con hostilidad al nacimiento del primer bebé medicamento. Fundación Vida, por ejemplo, condenó la forma con la que se ha concebido, porque, a su juicio, «denigra al ser humano». Manuel Cruz, director de la fundación, reconoció que «el nacimiento de una nueva vida siempre es una buena noticia», pero denunció que el método por el que se ha concebido resulta «denigrante para la dignidad del ser humano, al haber sido seleccionado como ganado», informa Servimedia.

Muy diferente es el ambiente entre los investigadores y los médicos, que no disimulan su safisfacción y piden menos burocracia en los plazos para poder salvar más vidas. Desde 2006, según fuentes de la Comisión Nacional de Reproducción Asistida, que aprueba las solicitudes, se han autorizado en torno a una docena de casos, el 50% de los presentados, si bien éste es el primer éxito.

El presidente de la Sociedad Internacional de Bioética, Marcelo Palacios, destaca que «es un gran avance científico en beneficio de la salud» y que «puede ser muy gratificante pensar que has podido ayudar a no morir al hermano». «En todo caso, es una decisión privada de la familia en la que nadie puede entrometerse», ha declarado a este diario.

Desde el Instituto Dexeus, el jefe de Medicina Reproductiva, Buenaventura Coroleu, indica que «el nacimiento sitúa a España entre los países punteros». En Dexeus ya están tratando a una mujer cuya hija padece anemia de Falconi, una enfermedad hereditaria y mortal que puede tratarse con un trasplante de médula compatible con la paciente.

También en el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) hay en estos momentos tres casos autorizados para pacientes de adreloleucodistrofia, Beta-Talasemia y anemia de Blackfand Diamond, todos ellos de extrema gravedad.

Coroleu, que también es miembro de la Comisión Nacional, asegura que este organismo es muy estricto a la hora de autorizar las solicitudes: «Se aprueban sólo aquellas en las que no hay terapias alternativa». Reconoce que hoy los trámites para autorizar cada caso son largos, razón por la que algunos centros derivan a las parejas al extranjero. «Igual este resultado positivo hace que haya más agilidad», aventura.

Esta misma crítica la apunta la doctora Marisa López-Teijón, del Instituto Màrques, quien se felicita del nacimiento, pero pide cautela: «Me da miedo que se abran falsas esperanzas a las familias porque esta opción no es válida para todos, sino para madres muy fértiles. Además, no siempre el cordón umbilical tiene células útiles suficientes», argumenta.

http://www.periodistadigital.com/religion/object.php?o=1004997


Posted

in

by

Tags: