La Comisión Deontológica de la OMC propone crear un sistema de validación de la objeción de conciencia



El presidente de la institución ha comentado que es “necesario encontrar las vías que permitan respetar todos los derechos cuando éstos entren en conflicto”.


Madrid (30-5-2008).- La Comisión Central de Deontología de la OMC ha propuesto crear un sistema de validación de objeción de conciencia que además garantizaría la confidencialidad. El presidente del Consejo general de Colegios de Médicos, Isacio Siguero, ha comentado que es “necesario encontrar las vías que permitan respetar todos los derechos cuando éstos entren en conflicto”. Una de esas vías pasa por la validación deontológica de los casos de auténtica objeción de conciencia, según ha formulado el presidente de la Comisión Central de Deontología de la OMC, Rogelio Altisent, “con ello se lograría dar mayor transparencia e información sobre los auténticos casos y, al mismo tiempo, reconducirse aquéllos que entran a formar parte de la denominada falsa objeción de conciencia”.

Por ello, la Comisión Central de Deontología propone un proceso de validación de objeción de conciencia que, reconocido por la autoridad sanitaria, “supeditaría la dispensa de la obligación legal al dictamen del Colegio de Médicos, realizado a partir de una evaluación de la sinceridad y la consistencia de la posición expuesta por el médico que desea acogerse a ella”, ha comentado Altisent. El presidente de la Comisión Central Deontológica ha asegurado que esta labor asignada al Colegio de Médicos es “perfectamente coherente con el concepto legal y constitucional que envuelve a la objeción de conciencia”.

Existen dos posturas extremas ante la objeción de conciencia, para unos, “se trata de un derecho humano primario del que el profesional siempre puede echar mano y ante el que cede la exigencia de cualquier otro precepto, ley o norma”, ha explicado el profesor Gracia. Otros, por el contrario, consideran que “la ley ha de poderse cumplir y que, por tanto, los ciudadanos tienen derecho a que los profesionales sanitarios satisfagan sus necesidades, incluso cuando éstas van contra su conciencia, siempre que no exista otro medio de hacer accesibles tales prestaciones”.


Posted

in

by

Tags: