Andalucía impide objetar a un médico que rechaza hacer pruebas prenatales

Cambiar el tamaño del texto
Los análisis se practican para detectar defectos en el feto y ofrecer a la madre la posibilidad de abortar

Un facultativo de Algeciras recurre para defender su derecho a no «ofertar» la interrupción del embarazo.

Las pruebas prenatales antes de la semana 22 de embarazo obligan a ofertar la posibilidad de abortar Efe

F. Velasco
MADRID- El doctor Esteban Rodríguez Martín, especialista en ginecología y obstetricia del Hospital Punta de Europa de Algeciras, dependiente del Servicio Andaluz de Salud, solicitó a su jefe de Servicio que le dispensase de cubrir las pruebas relacionadas con el diagnóstico prenatal a embarazadas de 20 semanas. Y ello, porque le supone un «conflicto de conciencia», al entender que existe una «relación» directa entre diagnóstico prenatal y aborto, motivo por el que solicitó la asignación a otras labores asistenciales del servicio. La respuesta que recibió fue una negativa tajante.
Decidió recurrir al director gerente del hospital, Francisco Jesús Martos, quien rechazó la pretensión del facultativo. Esgrimía que, de aceptarse la objeción, habría que extenderla «a cualquier consulta, exploración, etc. que se practicara durante el embarazo».
Ese derecho existe, argumenta al respecto el director gerente, en aquellas intervenciones diagnósticas y/o terapeuticas de carácter intervencionista «en cuyo decuso pueden producirse cambios efectivos en el curso de la gestación». Esta circunstancia, añade, no ocurre con la consulta de diagnóstico precoz, «en la que tan sólo se realiza una exploración ecográfica que no comporta en absoluto riesgo para la madre ni para el feto».
Ante este rechazo, el doctor Rodríguez Martín ha decidido, por un lado, recurrir esa resolución ante el Contencioso-Administrativo de Algeciras, al entender que se ha vulnerado su derecho a la libertad ideológica y religiosa; y, por otro lado, solicitar el amparo del Colegio de Médicos de Cádiz. Esgrime que los servicios de diagnóstico prenatal para la detección de defectos congénitos antes de las semana 22 de gestación, «que viene promocionando, como un derecho del paciente a la información, el Sistema Andaluz de Salud», entrañan «una serie de actividades que repugnan a mi conciencia, por cuanto que la relación entre el diagnóstico prenatal y aborto es clara e inevitable ante estos condicionamientos». De hecho, asegura al respecto, «el aborto provocado forma parte de la cartera de servicio de los servicios de diagnóstico prenatal».
En este sentido, destaca que la «visión del beneficio eugenésico», es decir, conocer la enfermedad del feto antes del plazo para poder abortar, es algo que «repele a mi conciencia, como ser humano, como médico y como cristiano». Así, señala que si ese diagnóstico se hiciese en la semana 25, además de ser más fiable que en la semana 20 el médico no podría «ofertar» el aborto «como solución», pues sería delito. Sin embargo, al realizarse antes de la semana 22, «le obliga de hecho a ofertarlo, lo que también supone violencia para mi conciencia».

Fuente: La Razón


Posted

in

by

Tags: